Bienvenido al laboratorio del siglo XXI (parte I)

  • Bienvenido al laboratorio del siglo XXI (parte I)

    Bienvenido al laboratorio del siglo XXI (parte I)

     

    Desde MicroPlanet les queremos presentar el último estudio realizado por Brady sobre el estado actual del sistema de etiquetado y almacenaje de muestras en diferentes tipos de laboratorios. Todo un reto para el laboratorio del siglo XXI: conseguir la identificación de muestras en nuestro laboratorio con la máxima rapidez, exactitud y seguridad.

    Un reto para el laboratorio del siglo XXI

    El primer reto sería conseguir la identificación de muestras con rapidez, exactitud y seguridad. La adaptación de nuestro laboratorio es clave. Los retos de futuro que se presentan con el aumento de volumen de muestreo, las normas y auditorias de calidad cada vez más exigentes son claves y desde Brady y en Micrplanet le ofrecemos soluciones para mejorar este proceso.

    Tendencias actuales en ciencia y medicina que cambiarán el trabajo en el laboratorio

    El siglo XXI promete ser el siglo de la biología, ya se están consiguiendo muchos avances y se conseguirán muchos más que modificarán nuestra comprensión de los organismos vivos y sus procesos y que conducirán, inevitablemente, a cambios drásticos en la forma de diagnosticar, tratar y curar las enfermedades. En consecuencia y en paralelo a estos cambios llega un aumento considerable de las muestras que se analizan en el laboratorio. Científicos de diferentes tipos de laboratorios se enfrentan ahora a la posibilidad e incluso a la probabilidad de que sus métodos actuales de identificación, seguimiento y presentación de informes resulten insuficientes para la tarea que tienen entre manos.

    En general, y de forma lógica, la gestión de la muestra ocupa un lugar bajo en la lista de preocupaciones y prioridades de médicos e investigadores. Sin embargo un 60% de los 350 científicos encuestados para realizar este estudio sobre los laboratorios del siglo XXI explican haber perdido muestras debido a la insuficiencia de etiquetado y más de la mitad de estos reconocen pérdidas que afectan a más del 2% de sus muestras. Cuando el número de muestras aumenta, el ratio de fallos marginales aumenta también considerablemente.

    Las nuevas regulaciones gubernamentales, el aumento de colaboración entre instituciones de investigación y hospitales, el aumento de la robótica y la necesidad de crear paneles de pruebas en constante expansión obligan a médicos y científicos a modificar sus métodos de clasificación y manipulación de muestras.  En nuestro artículo de Etiquetas de Laboratorio se recogen éstas y otras tendencias de cambio que afrontan lo laboratorios hoy en día y se describen algunas de las mejores prácticas emergentes para reconducir estas demandas y proporcionar una transición más fácil y rápida hacia el laboratorio del futuro.

    El coste real de la pérdida de la muestra

    La pérdida de muestras puede resultar más o menos grave dependiendo del tipo de laboratorio. Por ejemplo, en un entorno de investigación industrial puede significar retrasos en el desarrollo y producción de fármacos; en un entorno clínico, posponer o empeorar la atención al paciente; en un entorno académico, modificar y dañar los resultados de la investigación. Pero en todos los casos, el impacto sobre el investigador es enorme y aunque no ocurra habitualmente, una vez es suficiente para perjudicar un largo proceso de trabajo.

    laboratorio del siglo XXI parte II

    En el contexto clínico la tolerancia para la pérdida de muestras debe ser y es, comprensiblemente baja. Aun así y a pesar de décadas de progreso en la identificación y en el etiquetado de laboratorio, el estudio muestra que la tasa de etiquetado incorrecto de los bancos de sangre es de un asombroso 1,12%. Aunque de entrada parezca muy bajo, las consecuencias financieras de una sola muestra inutilizable puede tener un impacto enorme. Ya en 2005, el coste asociado a la pérdida de muestra de un paciente se calculó en 7.123$. Y esta cantidad no incluye el coste de la consecuente ansiedad del paciente, retraso en el diagnóstico o las denuncias judiciales por mala praxis.

    En la industria biotecnológica o farmacéutica las consecuencias de la pérdida de muestras incluyen la necesaria repetición de los estudios de control de calidad, integridad de datos y seguridad de los fármacos, la posible pérdida de la propiedad intelectual y el retraso en la aprobación del producto. Cualquiera de estos problemas supone millones de euros en riesgo, así que la mayoría de empresas cuentan con procesos de gestión de muestras muy rigurosos y tienden cada vez más a la tecnificación del muestreo y del análisis.

    Sin embargo, el 26% de los laboratorios clínicos encuestados declaran seguir utilizando procesos manuales para mantener y clasificar muestras y datos, y esta ratio asciende al 74% cuando nos referimos a laboratorios académicos. Aunque el valor estimado de cada muestra va desde unos pocos euros hasta 10.000$, el valor científico y económico de cada muestra resulta prácticamente incalculable.

    El ritmo acelerado en la investigación genómica y en la lucha contra el cáncer  se ha multiplicado en los últimos años y llega acompañado por un gran volumen de muestras que requieren de indexación y almacenamiento. Los biobancos, como receptores principales de estas muestras de alta calidad, podrían tener el control de los enlaces a los próximos avances en la investigación clínica y biológica. La cantidad e importancia de las muestras obligan a perfeccionar la praxis de uso y a avanzar en  las regulaciones al respecto.

    MicroPlanet: Haciéndolo evidente

    Comments are closed.